Preparativos

Unos tres meses antes comenzamos a buscar información, ver precios de vuelos y de hoteles. Esta escapada la hicimos en plena Semana Santa, con lo que no podíamos tardar demasiado en reservar y comprar los vuelos ya que vimos cómo gradualmente iban subiendo los precios.

 

Vuelo

Cogimos los vuelos dos meses antes. La compañía elegida fue Easyjet.

Los vuelos Madrid – Londres Gatwick nos salieron por unos 230 euros i/v para los dos.

Llegábamos por la tarde-noche a Londres y también regresábamos por la tarde, lo que hacía que tuviéramos una escapada de 3 días y medio a efectos prácticos.

 

Hotel

En cuestión de hotel tuvimos más dudas, queríamos algo que estuviera céntrico, pero que no se pasara mucho de precio, ya que éramos estudiantes. Tampoco queríamos hostels, tenemos que reconocer que siempre hemos estado poco inclinados a compartir baño. En definitiva, queríamos las tres “Bs”: Bueno, bonito y barato.

Al final nos decantamos por un hotel de la compañía easyhotel, el que está cercano a la estación Victoria, en concreto en la calle Belgrave Road. Esta calle tiene mucha variedad de hoteles y está muy céntrica.

Cogimos una habitación small, no window, que nos salió por 250 euros aproximadamente las 4 noches. La media de la noche vale unos 65 euros, dependiendo de fechas.

 

Traslados aeropuerto

En cuanto a los traslados desde y hasta el aeropuerto nos decantamos por el autobús. La compañía National Express tienen amplitud de horarios y los autobuses están bien. Se tarda aproximadamente una hora y media y cuesta unas 15 libras/persona. También está la compañía easybus, por si os interesa ver los precios.

También hay otras opciones, el tren también es muy buena opción. Si se llega temprano por la mañana (no fue nuestro caso), al comprar el billete de tren para ir al centro es válido para todo el día y, además, hay descuentos 2×1 en varias atracciones, aunque para aprovecharlos tenéis que descargarlos desde la página www.daysoutguide.co.uk y presentar los cupones (vouchers) junto a los billetes de tren en la atracción correspondiente.

Tened en cuenta que hay dos tipos de tren: los Southern y el Gatwick Express. Cuando nosotros fuimos había mucha diferencia en cuanto al precio y número de paradas. Actualmente, hemos hecho simulacros a través de sus páginas web y el tiempo es el mismo, una media hora, y el precio también es aproximado, entre 15 y 20 libras.

Teniendo esto en cuenta, diríamos que actualmente es mejor viajar en tren que en autobús, eso sí, también hay que ver los horarios y demás. Os dejamos las páginas de los distintos medios que hemos descrito para que veáis cuál se adapta más a vuestro viaje.

https://ticket.southernrailway.com

https://www.gatwickexpress.com/

https://www.nationalexpress.com/en

http://www.easybus.com/es/

En cualquier caso, si tenéis alguna duda no dudéis en preguntarnos.

 

Transporte en la ciudad

En cuanto al transporte en el centro de Londres tenéis dos opciones, que son las más usadas:

  • Travelcard, que hay de 1 o 7 días y va por zonas. Evidentemente, a más zonas más dinero, las zonas donde están la mayoría de atracciones y hoteles son la 1 y la 2. Es válida para todo el día, para metro y autobús y, nota importante, si se coge de 7 días, estos tienen que ser consecutivos. El precio para un día, zonas 1-4, es de casi 13 libras.

Fuente: https://visitorshop.tfl.gov.uk/tfl/london-travelcard/

  • Oyster, pay as you go. En esta tarjeta, como su nombre indica, pagas por viaje, tienes que poner un depósito de 5 libras que te devuelven al entregar la tarjeta y si coges la opción de viaje todo el día tiene un máximo de unas 7 libras.

Fuente: https://visitorshop.tfl.gov.uk/tfl/london-visitor-oyster-card/

  • Hay una tercera opción que se ha habilitado posteriormente a nuestro viaje a Londres y es pagar con nuestras tarjetas de débito, si son contactless. Según lo que hemos investigado por la red, con este método se paga igual que con la oyster pero no hay que preocuparse del depósito. Cada uno tiene que llevar su propia tarjeta contactless y tendréis que poneros en contacto con vuestro banco para ver que no haya problemas con los pagos y ver vuestras comisiones. También es importante pasar la tarjeta tanto para entrar como para salir ya que las tarifas dependen del número de estaciones y si no lo hacéis pueden poneros una cantidad a modo de multa.

En nuestro viaje nos decantamos por la travelcard. Aunque, según dicen, si se van menos de 5 días es más rentable la oyster y, en cambio, si vas una semana la travelcard de 7 días. Nosotros únicamente cogimos travelcard dos de los días que estuvimos allí. Aprovechamos nuestro alojamiento para patear más la ciudad.

 

Dinero

Como sabéis en Reino Unido la moneda es la Libra esterlina. Actualmente un euro equivale a 0,88 libras (marzo de 2018).

A nosotros siempre nos gusta cambiar dinero antes de nuestros viajes, aunque es cierto que últimamente tiramos mucho de tarjeta. Pero, en aquel entonces, todo lo que llevábamos fue efectivo. Algo que debéis tener en cuenta a la hora de usar la tarjeta es saber si vuestro banco cobra comisión por cada operación realizada en el extranjero y qué cantidad es. Muy importante para no llevaros sorpresas, como nos pasó a nosotros la primera vez que la usamos en un viaje.

No recordamos cuánto dinero cambiamos, quizás unos 300 euros cambiados a libras, pero sí os podemos decir truquitos para llevarlo y no estar muy preocupado de que os roben y os quedéis a dos velas.

Lo que solemos hacer es llevar una bolsa de tela al cuello o atada al pantalón (por dentro) cada uno. Ahí ponemos todo el dinero y, antes de salir del hotel, calculamos lo que gastaremos durante el día y lo llevamos en la cartera o monedero, que es más accesible. El resto del dinero queda bien guardado, aunque siempre lo llevemos encima. Es algo muy simple, pero nos daba mucha tranquilidad y hemos usado este truco en todos los viajes que hemos hecho. También hay cinturones con huecos y otros métodos, aunque el nuestro es muy fácil de hacer y seguro que más barato.

 

Guía de viaje, planos y mapas

Para este viaje no compramos ninguna guía, ya que habíamos estudiado bastante el itinerario que queríamos hacer, las atracciones que sí o sí queríamos visitar.

Lo que sí compramos fue un cuaderno de la marca Moleskine, que era específico de Londres (tienen también de otras ciudades). En él apuntamos todas estas cosas y escribimos también nuestras impresiones, nuestro itinerario, la recopilación de gastos, etc.

Este cuadernito traía también un mapa de Londres y plano de metro, que nos fue muy útil. Es más, nos ha venido genial en estos momentos para recordar ciertas anécdotas que se habían diluido en nuestros recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada